"Amador" (Fernando León de Aranoa, 2010)

Amador, la película

Fernando León de Aranoa, coleccionista de admiradores y detractores por razones más ideológicas que cinematográficas, vuelve a tratar temas sociales pero, en esta ocasión, concede más peso a asuntos más imperecederos, como la vida y la muerte, que a la mera actualidad de los inmigrantes o los ancianos, protagonistas del film.

Para los que suelen disfrutar del cine por la propia película, más que por su discurso político, el primer film de este cineasta, Familia, sigue siendo su trabajo más interesante y original, una historia poco habitual que lo mismo servía como metáfora para muchas e importantes cosas que como experiencia cinematográfica repleta de emociones encontradas.

Sin desmerecer las muchas cualidades de su cine posterior –en especial, el extraordinario trabajo de los actores de Los lunes al sol–, lo cierto es que las películas de Fernando León de Aranoa tienen una extraña personalidad, ya que muestran ambientes y hechos de un realismo indiscutible. Sin embargo, los personajes retratados dan la impresión de estar poseídos por un guionista cargado de frases y discursos para la posteridad, así que los diálogos parecen forzados y poco creíbles.

En Amador, acentos y giros lingüísticos aparte, todos los personajes hablan de la misma manera, y abundan unos arrebatos poéticos que jamás se darían en la realidad sin ensayos previos. Por ejemplo, en un determinado momento, el anciano protagonista se da cuenta del estado de buena esperanza de la chica que cuida de él, y de la nada se saca de la manga una emotiva e improbable perorata dirigida al feto.

El rostro impenetrable de la protagonista, Magaly Solier, es el constante protagonista del film, y la actriz hace un trabajo de corte realista, sin concesiones a lo melodramático, aunque su personaje parece cambiar de personalidad de manera algo aleatoria en distintas escenas.

Fanny de Castro se hace con el papel más agradecido, el contrapunto cómico dentro de una historia no exenta de humor negro, pero narrada con un tono mucho más serio de lo que lo podría haber hecho alguno de los viejos maestros españoles de lo macabro, como Berlanga o Fernán Gómez.

La comedia y el drama dentro de Amador no terminan de relacionarse de una manera fluida, al igual que las reacciones de los personajes, dificultando la complicidad del público con lo que está pasando en la pantalla.

El poder de la vida, incluso cuando se ha acabado, es el motivo principal de la película, en la que aparece gente que vive de la venta de flores cortadas, y personas que crean una especie de vida para alguien que ya se ha ido, pero que sigue siendo muy importante conservar en este mundo.

No es que sean las metáforas más sutiles del mundo, y todavía menos en los momentos en que los personajes hacen reflexiones acerca del tema, pero la idea es lo suficientemente interesante como para que el director no necesite hacer tanto hincapié y esfuerzo en lo importantes que son los asuntos que está tratando.

Quizá una actitud más relajada y más centrada en hacer que la película, en fin, pareciera más viva, hubiera hecho más memorable a Amador.

Sinopsis

Marcela es una mujer joven en apuros económicos que cuida durante el verano de Amador, un señor mayor postrado en cama, en ausencia de su familia. Los dos ocultan algo que nadie sabe de ellos. Dos desconocidos, Marcela y Amador no tardan en confiarse sus respectivos secretos.

Un suceso inesperado dejará luego a la chica enfrentada a un difícil dilema moral.

Pero Amador y Marcela han alcanzado ya, sin saberlo, un acuerdo. Al cumplirlo van a demostrar que la muerte no siempre es capaz de detener la vida.

Copyright del texto © Vicente Díaz. Reservados todos los derechos.

Copyright de sinopsis e imágenes © Alta Films. Reservados todos los derechos.


Tercera cultura

  • The Cult, la revista de la tercera cultura El arte y la ciencia en conversación. Esa es la premisa de la que parte THE CULT. Crear un espacio donde esos dos sectores se encuentren con naturalidad, regalándonos emociones, asombro y reflexión.…

Opinión

  • El dueño de la palabra
    Escrito por
    El dueño de la palabra Ha muerto Gabriel Garcia Márquez, un hombre singular en su inteligencia, su memoria, su capacidad de observación y su facilidad para hacernos amar nuestro propio idioma. Es cierto que los escritores nunca se mueren y…
  • ¡Pues ahora ya no me gusta!
    Escrito por
    ¡Pues ahora ya no me gusta! Todo comienza, por ejemplo, con un lector de la saga Canción de Hielo y Fuego. Estamos a comienzos del siglo XXI, y alguien le ha recomendado este violento y tumultuoso folletín escrito por el magnífico…
  • No más linces atropellados
    Escrito por
    No más linces atropellados ¡Uno más la semana pasada y ya van cuatro!… Este es el número de linces atropellados en el primer trimestre de 2014. Si seguimos a este ritmo, este año superaremos las dramáticas cifras de 2013,…
  • El pesimista optimista
    Escrito por
    El pesimista optimista Frente a un equívoco frecuente, creo que hay que distinguir entre el optimismo y el pesimismo en cuanto actitudes ante la vida y, por otra parte, lo que es una valoración optimista o pesimista acerca…

Cartelera

Música

Ciencia y tecnología

Entrevistas

Televisión

Cine clásico

Arte y exposiciones

Diseño y tendencias

Fotografía