"El Rey" (José Antonio Dorado, 2004)

elreyLa pequeña pantalla ha permitido, sobre todo en el último lustro, que el público español reconozca el excelente nivel técnico y dramático de la industria audiovisual de Colombia.

En el terreno cinematográfico, los autores colombianos también procuran alcanzar el mismo nivel de excelencia, pero conocen la gracia y el dolor de un mercado complejo, difícil de sostener en lo financiero, y fatalmente aquejado por una fría y descuidada proyección externa. A partir de este diagnóstico y teniendo en cuenta algunos desdichados antecedentes, hay que celebrar sin reparo que los productores europeos intervengan en el cine local y respalden largometrajes como el que nos ocupa, costeado entre colombianos, franceses y españoles.

Gracias a la cuidada campaña que organizaron sus distribuidores, El Rey ha dado a conocer al público foráneo la calidad narrativa de su director y guionista, Antonio Dorado Zúñiga. A partir de dicho relato, numerosos espectadores han podido introducirse en los bajos fondos de Cali, allá por la década de los sesenta.

El personaje principal, Pedro Rey (Fernando Solórzano) tiene las llaves de este submundo. Tal privilegio viene razonado, pues el Rey es dueño de un bar nocturno, territorio donde se sitúan los polos antitéticos y complementarios de la ductilidad moral.

Entre copas, conoce a Harry (Oliver Pages), un norteamericano que anima su ambición y le explica las dos claves del narcotráfico: bravura y falta de escrúpulos. Como sucede en las mejores sagas, el Rey sueña con un imperio, y en el flujo de este impulso formaliza una red comercial que introduce droga en los Estados Unidos. El precio abonado por esa venta del alma es cosa que no desvelaremos aquí. Baste decir que el personaje queda trágicamente insatisfecho, y no sólo en el campo del amor. Al igual que los malos caudillos, los renegados y los desertores, también fracasa en el terreno de la épica.

De Dorado Zúñiga diremos que es Comunicador Social, magíster en Literatura Colombiana y Latinoamericana y especialista en Prácticas Audiovisuales.

Desde 1990 se ocupa como profesor en la Escuela de Comunicación Social de la Universidad del Valle. Además, ha participado en el montaje de numerosos proyectos documentales, y esa práctica queda de manifiesto en el verismo de este excelente largometraje.

No en vano, El Rey incluye recuerdos de su vida en San Nicolás, un barrio popular que sirve de escenario a esta ficción. «El rodaje fue muy difícil —escribe—, los días se me cruzaban con las noches y el sueño de terminar bien la película, siempre estaba amenazado por terribles pesadillas reales que debía enfrentar día a día». Por fortuna para el público, esa zozobra ha tenido una consecuencia feliz. A la vista está: El Rey desenmascara con arte e implacable estilo el sistema circulatorio de la droga y sus efectos más perversos en la reciente crónica colombiana.

Esta es una versión expandida de un artículo que escribí en el Centro Virtual Cervantes (www.cvc.cervantes.es), portal en la red creado y mantenido por el Instituto Cervantes para contribuir a la difusión de la lengua española y las culturas hispánicas.

Entrevistas

Opinión

  • El dueño de la palabra
    Escrito por
    El dueño de la palabra Ha muerto Gabriel Garcia Márquez, un hombre singular en su inteligencia, su memoria, su capacidad de observación y su facilidad para hacernos amar nuestro propio idioma. Es cierto que los escritores nunca se mueren y…
  • ¡Pues ahora ya no me gusta!
    Escrito por
    ¡Pues ahora ya no me gusta! Todo comienza, por ejemplo, con un lector de la saga Canción de Hielo y Fuego. Estamos a comienzos del siglo XXI, y alguien le ha recomendado este violento y tumultuoso folletín escrito por el magnífico…
  • No más linces atropellados
    Escrito por
    No más linces atropellados ¡Uno más la semana pasada y ya van cuatro!… Este es el número de linces atropellados en el primer trimestre de 2014. Si seguimos a este ritmo, este año superaremos las dramáticas cifras de 2013,…
  • El pesimista optimista
    Escrito por
    El pesimista optimista Frente a un equívoco frecuente, creo que hay que distinguir entre el optimismo y el pesimismo en cuanto actitudes ante la vida y, por otra parte, lo que es una valoración optimista o pesimista acerca…

Tercera cultura

  • The Cult, la revista de la tercera cultura El arte y la ciencia en conversación. Esa es la premisa de la que parte THE CULT. Crear un espacio donde esos dos sectores se encuentren con naturalidad, regalándonos emociones, asombro y reflexión.…

Cartelera

Música

Ciencia y tecnología

Televisión

Cine clásico

Arte y exposiciones

Diseño y tendencias

Fotografía